domingo, 30 de marzo de 2008

Resistencia al cambio


Los cambios en la vida: ¡Cuánto que nos cuesta dejar algo! Valoramos más retener que "soltar": nos cuesta dejar una casa, dejar un trabajo, dejar a los hijos, dejar a los padres... ¿Cuántas empresas se aferran a lo que siempre hicieron, aún si no les funciona? ...y ¿cuántas personas hacen lo mismo? Es como si, de cambiar algo, temiéramos destruirnos para siempre.


Una mirada al cambio la ofrece Shivaratri (la noche de Shiva: deidad hindú que representa la destrucción). Es una noche de gran alegría, que se celebra en India y Nepal, donde la destrucción es vista como preparación para la regeneración. Soltar es destruir... para construir.


Soltar es también "hacer lugar" para que algo nuevo llegue. Cuando soltamos una creencia, llega una nueva. Cuando soltamos una relación, damos lugar a otra. Cuando soltamos un modo de hacer... lo cambiamos por otro. Cierto, pero cuanto cuesta! Incluso no se trata solo por querer un cambio. Quizás es necesario y a veces obligatorio. A veces la vida misma lo hace a la fuerza. A veces es solo un cambio a nuestra propia estética. Algo así como pensar en vestir de amarillo. De amarillo? Sí y por que no? Si te sientes bien dentro de un vestido o una camisa en ese tono, pues hazlo. Sí he tenido el cabello largo durante toda mi vida, por que no cortarlo? Acaso no volverá a crecer?Hay cambios fisicos que se pueden adaptar, pero los cambios mentales, los internos, los de nuestros sentimientos son los que tenemos que dejar abiertos, madurar y estar prestos para ellos….

Haz cambiado tú últimamente?

Hurtado del blog:

9 comentarios:

M. Jose dijo...

Todos los cambios dan miedo y es por nuestra depencidecia a todo. Una de las causas de ese miedo es el temor a la soledad... y luego el conflicto que surge en nuestro pensamiento, entre lo que dejamos (desapego) y lo que acogemos (apego). Somos así, no nos gusta ser libres...
Un besazo

celebrador dijo...

No, qué va, pero si yo soy muy amigo del cambio

Sí, ya, claro, ¡ya lo sabemos!

Se te pincha una rueda y te encanta ese cambio o novedad en tu vida ¿a que sí?

Hada Saltarina dijo...

Pues yo creo que el miedo al cambio es en parte porque lo identificamos con una muerte, pequeñita o menos pequeñita, pero el cambio, en principio pensamos que supone un final más que una transformación, y eso, de alguna manera, da mucho miedo, ¿no?

Jiramonocangufante dijo...

Cambiamos todos los días...pequeños cambios inconcientes...ya no tenemos la carita del año pasado...ni las experiencias, el Tiempo hace lo suyo...va cambiando y nos hace cambiar. Pero, los cambios hechos a conciencia, esculpidos a voluntad, con decisión y arrogancia...si, si cuestan. Tenemos que valorar todas las ventajas de hacer cambios, eso es bueno y prudente. Ante todo uno debe preguntarse porqué y para qué cambiar?..o si el sentimiento es inmenso...para quién cambiar?..sólo así valdrá la pena. Debe haber una razón en el cambio, los caprichos y sin razones no serían bienvenidos en materias profundas. Sí, en las superficiales...da igual pelo cortito o largoooo....de amarillo o rojo...con chasquilla o sin chasquilla (flequillo)...pero, hay tópicos en los que los cambios son materia de grandes preguntas y arriesgadas decisiones.
Cambiar de estado civil. Cambiar al niño de colegio sin conversarlo antes con él. Cambiar de planes con respecto al dinero que ha juntado la familia. Cambiar de posición política. Cambiar de religión. Todo eso debe ser bien pensado, analizado y digerido hasta el último conchito de conciencia.
Lindo tu blog. Me lo presentó J. Carlos, profesor, chileno...y yo se lo agradezco mucho.
Volveré.
Ximena.

Compartimos? dijo...

Concuerdo con la idea de M. JOSE. el problema que nos planteas es de indepencia.
Depender algo o de alguien no es saludable.
podras con razón decir:" y de mi madre, de mi hijo, de un gran amigo?. Desgraciadamente hemos de perderlos. Bueno es quererlos pero no depender de ellos, pues con su desaparición nuestra vida se enquistaría, perdería el sentido.
En el mundo empresarial es los mismo, si una empresa no sabe encontrar su entorno competitivo, no se da cuenta de la obsolescencia de sus productos o servicios, si no es capaz de mejorar permanentemente esta condenada al inmovilismo y tarde o temprano al fracaso.
El cambio no es fácil sin riesgo. Lo que tenemos nos ofrece una falta seguridad.
Pero por experiencia tengo asumido que la mayor seguridad se basa en la inseguridad.
Un beso.

Pasión dijo...

María José:

Lo del desapego me parece fundamental como concepto incluso mas alla del cambio. Coincido contigo y permíteme la licencia de decir: "creemos que eligiendo essomos libres".

Muy bueno celebrador... así de simple.

Hada: también coincido contigo, el cambio supone una muerte pequeña.

Gracias Ximena por tu visita y reflexión!! Veo que hay un blog por allí. Ya le veré...!!

Es verdad Ignacio... el cambio es también en la empresa. La empresa me encanta porque suele ser la evidencia de los paradigmas: el ego, el cambio, el dar y el recibir, el ser entorno.

Un beso grande a todos. Un placer compartir ideas con uds!!!
Pasión

Edurne dijo...

Yo también me cuelo por esta rendijita...
Me ha gustado mucho encontrarte, Pasión!
Y al abrir tu blog me he encontrado con esta música maravillosoa que con sólo oírla te deja un remanso de paz...
Te agradezco tu excursión orillera (esto es lo bueno que tienen los blogs, que nos permite conocer, viajar, caminar por un montón de espacios, de ideas, de personas...)
Los cambios son duros, durísimos, y muchas veces retrasamos la decisión por miedo, cuando ni siquiera sabemos cómo nos va a ir!
Cambiar es necesario.
Claro, que los cambios no siempre son voluntarios, ycuando nos vemos abocados a ellos, es necesario pasar esa primera fase de aceptación, después adaptación y más tarde asumirlo.
Es dejar algo de nosotros y también es prepararnos para descubrirnos y descubrir a los demás.
En fin... hay tanto por comentar!
Un beso enorme!

caselo dijo...

Es traspasar el umbral que nos separa del encuentro con nosostros mismos. Dar ese paso implica renovarse constantemente y asumir que el cambio-a veces doloroso- es la forma de proseguir el camino. Gracias preciosa, beso y abrazo,

Carlos Eduardo

Shanty dijo...

Estoy de acuerdo en todo... los famosos cambios que nos atormentan la vida, sin pensar que son ellos precisamente los que nos otorgan una mejor forma de vida y muchas posibilidades.
Shanty

 
Free counter and web stats