miércoles, 7 de mayo de 2008

Hay ciegos que ven


Esta es una historia personal que me ocurrió a mí. Quizá refiriéndola animo a que otros pongan la suya en comentario o más aún, los anime a contarla en sus propios blogs!
Son esas historias que tienen de particular dejarte un saborcito en el alma que puedes recuperar para las horas tristes o que te reconcilian con el mundo en esos otros que piensas que naciste en el lugar o tiempo equivocados.


Era un día de semana y me encontraba esperando el subterráneo cuando veo a una muchacha no vidente tratando de subirse al vagón con cierta incertidumbre. Seguramente no por falta de práctica porque en realidad después me contaría que estaba yendo a su trabajo y más probablemente por el escaso tiempo que el tren se detiene en las estaciones y el ímpetu con que la gente fuerza a encontrar un lugar.


Quedamos más o menos próximas en el vagón y cruzamos algún que otro comentario del viaje. Al descender en la estación le pregunté hacia donde se dirigía y me ofrecí a acompañarla hasta el punto que nuestros caminos se bifurcaban.En ese trayecto que será de unas cuatro cuadras me comentó que era maestra de niños autistas. Imaginen mi cara ante tal comentario! No sabía qué decir!!Después de la sorpresa inicial le pregunté cómo hacía. No recuerdo cuales fueron las primeras palabras pero me quedaron en la memoria las últimas:


Ellos no me hablan y yo no los veo pero igual nos entendemos.
La felicité afectuosamente por su tarea. Le dije que era maravilloso. Sonreía. Tan clara como hoy que para poder ofrecerla aquí la traigo del recuerdo.


Cuando hoy pienso que algo me resulta difícil la busco en la memoria y me repito…Difícil es enseñarle a niños autistas siendo no vidente.


No tenía ni un pelito de ciega. Era sólo…no vidente.


Espero que lo hayas disfrutado! Cuál ha sido el encuentro que a ti te acompaña todavía?


Bonito día!
Pasión

6 comentarios:

ErmitañoUrbano dijo...

Pasion...veo que te gusta el Maestro Eckhart..comulgamos en el mismo autor. Te invito a la paguina ermitañourbano, donde encontraras textos de el. Quisiera saber si se consiguen las obras completas de este gran Maestro. Mi aemail es osoblancohermitanio@hotmail.com

M. Jose dijo...

Hola Pasión...
Gracias por tu comentario en mi blog, detalles como el tuyo diciendo lo que dices ayuda...por lo menos a mí en estos días...
De nuevo gracias querida amiga
Un beso
Jose

Pasión dijo...

María José:
Eres un sol! Y como él a veces le pasa alguna nubecita por delante.
Eso sólo hace que brilles más cuando ella se corra.
Un abrazo inmenso!!
Pasión

BETTINA PERRONI dijo...

Leí una lección en el blog de un gran amigo que decía algo así como: "no hay tareas imposibles sino hombres incapaces"... que tal?...

Somos nosotros quienes nos limitamos... creo que ahora más que nunca le doy crédito a esa filosofía.

Me gustó mucho :)

Saluditos

julio-entuinterior dijo...

"No tenía ni un pelito de ciega. Era sólo…no vidente".
esta frase resume muy bien la historia.
Tenía abiertos los ojos del alma y con ellos era más que suficiente para comunicarse con esos niños.
Muy bonito en relato.

Un abrazo

Fanny dijo...

Agradezco la historia compartida. Aunque la maestra centró primero mi atención, más me quedé pensando en tu actitud. Me recuerda que al abrir los "ojos" a la realidad, al estar esperando aprender de todo y de todos, es que conectamos con la belleza de la vida. Un simple viaje en subte puede ser un infierno o puede ser toda una experiencia. Todo está más cerca de lo que pensamos, hay que prestar atención, "estirar la mano" y tomar lo más próximo a nosotros.

 
Free counter and web stats