sábado, 29 de noviembre de 2008

Iridiodiagnóstico


mi amiga Hada publicó en su blog una nota sobre iridio diagnóstico y me sentí tentada a contar los detalles de cómo apareció esta sabiduría:
El 26 de febrero de 1826 nace en Egewar (Hungría) Ignaz von Peczely.


A a la edad de 10 años jugando en el jardín de su casa con un pequeño búho, muy feliz y despreocupado toma una de las patas del ave y cuando ésta intenta escapar a la fuerte presión de su mano, sin querer lastimarlo se la fractura.


El asombrado muchacho ante los aleteos del mochuelo, no le quitaba la mirada de los enormes ojos del búho y observó cómo de pronto aparecía una marca alargada y oscura en la zona baja de su iris. Estas aves tienen el iris de un intenso color amarillo y se ponen anaranjados cuando se enfurecen.


El pequeño Ignaz compadecido, pidió ayuda para entablillar y vendar la pata rota de la estrígeda, llegando a convertirla en su mascota. La marca grabada en el iris fue desapareciendo a medida que esta sanaba, primero un pequeño borde blanquecino a su rededor y luego sobre la misma mancha oscura, esto correspondía a la formación del tejido cicatricial, no solo en la fractura de su pata, sino además en el mismo estroma del iris, indicando así la conexión existente entre éste y la completa curación de la fractura, llegando a tener nuevamente el iris completamente limpio.


Como Peczely era muy pequeño en aquella época, no comprendió la envergadura de tal acontecimiento, pero como suele suceder, quedó fuertemente grabado en su fértil mente de niño, para que con el tiempo lograra asociarlo en su vida profesional. En 1848 a la edad de 22 años, Ignaz von Peczely ya era estudiante de medicina y sé vio mezclado en el movimiento revolucionario de su país deteniéndolo como cabecilla y agitador.


En la cárcel con tiempo de sobra para reflexionar, apareció en su mente aquel incidente de su niñez, elaborando la teoría que en el estroma del iris se reflejaban las anomalías del organismo enfermo, observando con una lupa el iris de los demás detenidos y preguntándoles cuál eran sus dolencias, logró confeccionar el primer gráfico de lo que sería con el tiempo el mapa iridológico.

Tal fue su entusiasmo que ya antes de recibirse empezó a diagnosticar con personas conocidas que se prestaban voluntariamente para ello, tras la práctica continua amplió su mapa iridológico y afirmo aún más sus convicciones.Pronto se extendió su fama por sus acertados diagnósticos y la gente acudía a el desde distintas partes de su país y el extranjero.


Nora
Esta nota fue tomada de:

http://www.unicista.com/irisdx.htm

5 comentarios:

LA ATARAXIA DEL APRENDIZ dijo...

El razonamiento parece correcto y en mi acertaron, pero... la inducción tiene sus límites, siempre hay que dudar, ( el cero y el infinito se inventaron para operar, pero no son números, no existen).

Hada Saltarina dijo...

Me alegra mucho ver nuevos temas en Dios Laico; y me encanta esta historia que desconocía completamente. Con tu permiso (ya sé que lo tengo) voy a poner el enlace en mi post porque me parece muy requeteinteresante.

Besos, Nora

Raquel dijo...

¡Qué interesante historia!
Sabía algo de la iridología porque cuando voy al medico naturista lo utiliza como diagnóstico, pero no cocía su origen.
Llegue aquí desde el blog de Hada saltarina.
Un saludo.

Nerina Thomas dijo...

Gracias una vez mas por esta información. Sumamente constructiva.
Todos los días se aprende algo nuevo amiga!

Andrea Suárez Delle Donne dijo...

El mundo está lleno de sabiduría. Las sorpresas me maravillan en cada paso que doy. Gracias por compartirlo. Te envío todo mi cariño, Andre

 
Free counter and web stats