viernes, 6 de febrero de 2009

EL LIBRO TIBETANO DE LA VIDA Y DE LA MUERTE


"La manera de descubrir la libertad inherente a la sabiduría de la ausencia de ego, nos dicen los maestros, es mediante el proceso de escucha y audición, contemplación y reflexión y meditación.


Nos aconsejan que empecemos por escuchar repetidamente las enseñanzas espirituales. Mientras las escuchamos, no cesarán de recordarnos nuestra oculta naturaleza de sabiduría. Es como si uno fuese aquella persona acostada en una cama de hospital víctima de la amnesia y alquien que la quiere y se interesa por ella le fuera susurrando al oído su verdadero nombre y enseñándole fotos de la familia y de viejos amigos, intentando devolverle el conocimiento de su identidad perdida.


Poco a poco, según vayamos escuchando las enseñanzas, ciertos pasajes e intuiciones harán resonar en nosotros un extraño acorde, empezará un goteo de recuerdos de nuestra auténtica naturaleza y lentamente despertará una profunda sensación de algo acogedor y asombrosamente familiar."


Tomado de "El libro tibetano de la vida y de la muerte" de Sogyal Rimpoché.

8 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

Me gusta este texto y me reconforta. Muchas personas anula la utilidad del estuido y yo pienso que el estudio es una forma de despertar. Por supuesto, uno tiene que sacar su sabiduría propia, pero el estudio no hace daño a nadie; en todo caso ayuda a despertar y enriquece. No hablo de seguir a ciegas máximas eruditas sin la propia experimentación; pero si no nos ayudamos del saber de los demás, es como si no quisierámos utilizar el fuego o la rueda porque no lo hemos descubierto nosotros y hay que comenzar paso a paso cada uno. ¿Dónde queda, entonces, la ayuda de los demás?

Muchos besos, mi queridísima Nora

mj dijo...

Qué buenos recuerdos me traen este hermoso y gran libro, imprescindible en nuestro camino espiritual.
Gracias Nora y un abrazo de esos inmensos
mj

Rio Oria dijo...

Desconocemos ese libro que suponemos debe pertenecer a la espiritualidad tibetana.
De niños, a base de repitición aprendíamos las tablas de multiplicar.
La cultura espiritual católica posee prácticas parecidas: Rosario, Letanías, laudes y otras oraciones monacales......
En todos estos casos la repetición anula la reflexión y empapa a la personalidad.
Hasta pronto.
Olalla y Ramón

Nora dijo...

hada, Jose un gustazo que pasen por aquí!. Hermoso libro...

Olalla y Ramón (que despues de varias lecturas comprendí que sois dos). No debemos perder nunca la capacidad de reflexión y la elección desde nuestra personalidad y el libro colabora con eso. Te lo recomiendo!
Un abrazo!
Nora

luispdzp dijo...

Hola amiga, pasando por aca a saludarte y leer tus post, es importante que para adquirir sabiduría debemos madurar en el proceso de escuchar, contemplación, reflexión y meditación, muchas veces nosotros mismo no permitimos o desarrollamos estos procesos y así obstruimos nuestro nivel de desarrollo de saniduría y conocimientos.

Dios te cuide.

Hada Saltarina dijo...

Hola Nora!

En esta ocasión, me acerco por tu casita para decirte que en la mía tienes un pequeño gesto de cariño hacia ti. Besitos

Nerina Thomas dijo...

Un gusto tanta sabiduría compartida.
Gracias.
un cariño lleno de luz!1

José Ignacio dijo...

Cuando sin medir el paso del tiempo utilizamos nuestros sentidos, convertimos esas sensaciones en sentimientos y los hacemos nuestros devolviendo una vez más nuestro tiempo para utilizar nuestros sentidos y volver a convertir las sensaciones en sentimientos y los hacemos nuestros y así sucesivamente crecemos.
El yo no se anula pero se silencia y cede su habitual protagonismo.
Hermoso, comprometido, valiente.
Hasta pronto, lo prometido es deuda.

 
Free counter and web stats