lunes, 14 de abril de 2008

Cuarta reflexión: Cómo conocer mi para qué?


Si Dios esperaba de mí algo en particular lo razonable sería que me hubiera provisto de las herramientas específicas para eso. Quizá de otras también, auxiliares, pero debería mirar cuáles destacan en mí de forma especial.

El peso del entorno es tan importante que nos hemos analizado con el objetivo de la adaptación y no del despliegue. De hecho es probable que nos hayamos visto pobres, inútiles, inadaptados, con virtudes buenas para nada.

Y me pregunto si quienes enferman no están simplemente viviendo una inadaptación al entorno. No están simplemente negando su maravilloso y especial ser porque no hallan modo de encajar entre tanto desajuste.

Si Dios creó un mundo maravillososo. Si colocó cada animal en el lugar concreto no nos debe haber puesto en el lugar donde nos asegure el fracaso. Debo estar en mi lugar de éxito sin saber aún muy bien qué hacer o sin saber aún qué no he logrado.

Entendiendo éxito como la certeza de saber que estás haciendo lo que viniste a hacer y fracaso haberte perdido. Esta frase la leí en una entrevista a un musico argentino con el que me disculpo por haber olvidado el nombre.

Se me hace que Dios ha organizado el mundo de manera tan perfecta que en cada instante se encuentra viviendo en cada lugar determinado el que se necesita. Sólo nos restaría a cada uno de nosotros ponernos a hacer lo que debemos para construir un mundo perfecto.


17 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

Muchas veces pensé eso que dice una canción de por qué Dios nos da alas si no nos deja volar; pero tras muchas vueltas y revueltas me dí cuenta de que sí... que nos da alas y nos permite el vuelo, pero también nos deja que lo vayamos descubriendo. A veces es muy difícil, es verdad, pero el camino termina por aparecer.
Un abrazo para ti Pasión

M. Jose dijo...

Creo que el mundo no es Dios. Él no espera nada de nosotros y sin embargo nos ama. Somos nosotros los que esperamos mucho de Él, pero ¿lo amamos lo suficiente...? Y sí, a nosotros nos corresponde ponernos a construir o por lo menos intentar hacer ese proyecto de vida que es la lucha incesante contra el mal...

Lady Blue dijo...

hola pues la verdad que me ha llamado mucho la atencion tu blog, no he leido todo pero si algo y me ha gustado, me parecio algo bueno y volvere con un poco mas de calma para seguir con la lectura de tu blog, espero tu visita en el mio, cuidate y saludos....

Compartimos? dijo...

Hola guapísima,
Veo que te minusvaloras un poquitín.
Dios no espera nada de nadie. Se manifiesta en el débil, en el poco letrado, en el indigente, en el que huye del poder, en el enfermo................
Espero que no sea un problema de adaptación pues yo no tengo interés a adaptarme a nada ni depender de nadie.
¿Quien es el enfermo y quien el sano?
seguro que cada uno de nosotros tiene una valoración personal distinta al otro.
Dios esta en nosostros formando parte de la historia y nosotros somos el presente de ella. Continuamos permanentemente haciendo realidad el eterno proceso de creación.
Eso pienso aqui y ahora al leer tu texto.
Besos

Pasión dijo...

Gracias Chicos por vuestras visitas y comentarios!!

Hada: creo que no nos da alas para que las construyamos nosotros!!

Marìa Jose: no deberia ser el mundo también Dios? Si no Dios no sería el todo!!

Lady Blue: Gracias por tus palabras. Me daré una vuelta por tu blog.

Ignacio:
Podría pensar muchas cosas con mi entrada pero no se me hubiera ocurrido el tema de la minusvalía. Jajajaja!!
La diversidad humana!!

Los amo profundamente y me disculpo una vez mas por mis espaciadas visitas!!
Pasión

M. Jose dijo...

Pasión, la verdad es que me he quedado desbordada con tus palabras de hoy en mi blogs...Gracias...
A tu pregunta si Dios es también el mundo, pues yo lo veo así:
Sí y no. Somos a su imágen y semejanza, así nos creo, pero nos hizo libres...nos dejo en completa y absoluta libertad...Nos ama tanto que no quiere poseer el mundo...el no tiene esa necesidad...sin embargo, Él nos espera como nadie sabe hacerlo...
Un beso muy grande

celebrador dijo...

Bueno, yo hablo por mi menda, sí que Dios esperaba (al parecer) algo de mí:

Que sintiera felicidad

Y sí que me equipó además con la capacidad de sentirla, otra cosa es que tardara a encontrar el método adecuado

Mary dijo...

Hola¡¡ Hermosisimo tu blog.Y si... yo vivo la experiencia de saber y entender en los demas como en tu caso el toque de el don de Dios en las vidas como el tuyo para escribir con espiritualidad,espero que pases por mi blog un beso desde Argentina

..Lädy Bluë.. dijo...

he regresado o tra vez ya leyendo mas del blog, la verdad que estas reflexiones son buenas, pues uno en ocasiones no sabe que hacer, o que direccion tomar, uno se pregunta por que estoy aqui que hago, que necesito, quien soy?, pero bueno esperemos que podamos escontrar esa respuesta, ya sea en dios,sin el o con un poco de otra cosa.
gracias por pasarte por mi blog y me ha gustado el comentario que me has echo del ego y lo tomare en cuenta,saludos y cuidate.

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Creo que Cada uno de nosotros tenemos una mision, un lugar en este mundo, es cuestion de buscarlo sinceramente con paz y paciencia.

Venimos equipados para ello, son los dones y talentos que tenemos que tambien tenemos que ir descubriendo.

Luego esta el poner todo al servicio para construir un mundo mejor.

Me encanto la entrada.

Un abrazo, Teresa

Jiramonocangufante dijo...

Pasión, querida mía, trataré de ir respondiendo tus preguntas a mi modo, como yo veo la existencia de Dios y la mia. Pero, ya sabes...puedo estar equivocada, puedo estar en lo cierto. El Tiempo...señor Tiempo...que es el profesor que nos puso Dios...al final dirá.
Voy a tu primer párrafo. ..."SERÍA QUE ME HUBIERA PROVISTO DE LAS HERRAMIENTAS ESPECIFICAS PARA ESO. QUIZA DE OTRAS TAMBIÉN, AUXILIARES, PERO DEBERÍA MIRAR CUALES DESTACAN EN MI DE FORMA ESPECIAL"....Claro que te dió herramientas: La numero uno el pensamiento. Todo pasa por ahí. Todo. Primero es una idea, luego le das forma, luego es algo...un objeto, un hecho, una verdad, todo lo que nos decimos fue primero un pensamiento, hasta la forma de expresarnos de forma oral o escrita...alguien ideó las letras...y estas fueron herramientas de muchos. Herramientas auxiliares?...también te las dió. Todo tu organismo, cada una de tus partes cumple una función, y todas están ligadas con lo que sientes...con lo que te hace expresar algo. Te has fijado que la alegría te ensancha el pecho?, que la pena te duele en el pecho?...como que se te encoje?...Dios es tan perfecto que hizo dos sistemas nerviosos, por decirlo de algun modo, de manera que uno te protegiera de ti misma y no te diera mucho trabajo vivir...por eso tú no mandas los latidos de tu corazón, por eso tú no intervienes en el funcionamiento del hígado. El otro, es tuyo. Levantas las manos de alegría y saltas. O corres. O te sientas o te paras. Uno autónomo...otro central que es el que tú dominas. El te dió herramientas y poderes. Pero tú tienes que aprender a usarlos. Primero tienes que tener interés en conocerlos bien. Eso es un primer paso. Luego que tu conoces tus capacidades las usas. Usas la ley de causa y efecto....si hasta puedes no enfermarte más!!!...porque si aprendes a manejar aquello que te hace mal...luego no lo utilizas. Conocer a tus enemigos naturales es tan imprescindible como conocerse uno mismo.
Aprende a enviar a tu subconciente sólo la información verdadera y útil. Por ejemplo, no digas "esto me va a caer mal"...o "no me va a resultar"...porque el subconciente es obediente pero no razona. Hará todo lo posible por cumplir tus órdenes. Te enfermarás. No te resultará aquel proyecto.
Intenta al revés. Soy perfecta, porque Dios me hizo...y El no hace mal nada.
Cualquier ser vivo u objeto puede ser perfecto, siempre que sepamos cómo usarlo. Haz cuenta de que Dios te dió unos binoculares espectaculares, pero si no sabes regularlos...no ves nada!!...o ves borroso....cierto?. Bueno, toma el manual de esos binoculares, conócelo...ajústalo...y verás nítido y hermoso.
Esa es nuestra mente. Somos capaces de todo lo que creemos se puede hacer en la vida. Dios no puede hacer las cosas por nosotros porque entonces el libre albedrío El mismo no lo estaría respetando, y ese fue un regalo...una demostración de confianza en nosotros.
Dios confía que lo harás muy bien, estás en ese camino....ya empezaste a hacerte muchas preguntas...es el primer síntoma de que alcanzarás todo aquello que deseas conocer y dominar.
Y además...conociendonos bien podemos hacer un mundo mejor. Imagina un mundo desértico. Cambialo por uno lleno de flores.
Pongamos la semilla hoy.
Un abrazo grande....
Ximena

julio-entuinterior dijo...

Yo creo que lo mejor que podemos hacer para encontrar respuesta a ese "para qué" sería hacernos la pregunta. Preguntar a nuestro corazón para qué siente que ha sido puesto en este mundo.
Seguramente nos respondería que es para sentir la plenitud.

Un abrazo

Compartimos? dijo...

En ningún momento he dicho nada de MINUSVALIAm la palabra dice MINUSVALORTE, es decir valorarte menos de lo que eres. Si tu entiendes que las palabras son sinónimas yo no.
Hasta pronto

Pasión dijo...

Gracias a todos por sus comentarios!!! Les amo y reconozco que les tengo abandonados. Me gustaría sinceramente tener màs tiempo libre para visitar. Son personas maravillosas y doy gracias por haberlas conocido!!!

Ximena (o jira...)
Gracias por tus palabras... admiro tu propósito de ayudar. Que lo puedas canalizar a manos llenas!!

Julio: es verdad. Pero es cierto también que el corazón no habla si la cabeza no puede escuchar.

Compartimos: entendí eso y minusvalorte es un tèrmino nuevo para mí y asocio a minusvalía. Tu sabés que para mí las palabras produce errores. Fijate!
Un bero enorme.
Pasión

BETTINA PERRONI dijo...

Cuando no encuentro respuestas pienso que es porque aún soy pequeña para comprender... nsé que nada es coincidencia ni experimento... creo tanto y confío tanto en el a pesar que a veces se me olvida... en verdad agradezco que tus letras me recuerden las cosas que no debo nunca olvidar.

:)

Gracias

Adonai dijo...

Creo que cada ser humano tiene todo lo que necesita para cumplir con su función, e incluso más. Pero estamos en una sociedad y cultura diseñadas para que el hombre sea un esclavo que se sienta libre. Apego, miedo, comodidad, seguridad, poder... tantas cosas que suponen un lastre y un impedimento para que alcemos el vuelo, aparte del embrujo de los sentidos, vueltos solo hacia el exterior y no hacia nuestro interior. No obstante, si todo eso está es porque también se nos ha dado la capacidad de verlo y trascenderlo. Creo que los caminos de Dios se rigen por criterios que no tienen nada que ver con los criterios imperantes del hombre. Tener la lucidez, la decisión, el valor y la fuerza de dar el salto es lo que marca la diferencia, ahí ya todo es posible...
Un abrazo muy fuerte.

Pasión dijo...

Coincidimos al 100% Adonai.!!
Un abrazo y gracias por tu visita y comentario!!
Pasión

 
Free counter and web stats