martes, 15 de mayo de 2007

Quieres colaborar con este blog?


Te invito a que participes de este blog enviando los fragmentos que te gustaría ver aquí

Puedes enviar un email con el texto y la imagen que desees publicar a:

dioslaico@hotmail.com

Yo publicaré todos los textos que demuestren estar en consonancia con el espíritu de este blog en un marco de respeto aún cuando pueda disentir con él. En este caso haré mi comentario.

Creo que todos tienen algo para decir y no siempre cuentan con la paciencia de mantener un blog.

Aquí tienes tu oportunidad!!!

Bendiciones!

Pasión

5 comentarios:

carmen dijo...

Mi nombre es Carmen.
El blog me gusta, de hecho lo agregué a mis favoritos.
Ja, Ja, no me preguntes como llegué hasta él porque no lo sé. No tengo mucho tiempo para estar frente a la compu, pero cuando puedo entrar al blog y hacer algún comentario, si te parece bueno como para compartirlo, no tengo problemas en que lo publiques.
Felicitaciones, y seguí adelante que realmente es bueno.

Pasión dijo...

Gracias Carmen!

Si te parece pertinente difunde el blog entre tus amigos, muchos más de los que crees están pensando en frecuencias parecidas a la tuya (mas espiritual). Cuando abrí mi corazón otros abrieron el suyo y disfruté con encuentros sorprendentes.
Pasión

Hada Saltarina dijo...

Hola!

Buscando foros de espiritualidad encontré tu blog en el que ofreces la oportunidad de que los lectores podamos colaborar, y me gustaría aportar esto dándote las gracias por adelantado.

Últimamente observo que existe una especie de alergia a la palabra Dios y a lo que esto significa. Un ejemplo: en un concurso de televisión en el que se ofrecían letras y había que combinarlas para obtener una palabra, el concursante obtuvo la palabra “dios”, y el asesor de dicho programa hubo de buscar en el diccionario el término porque no tenía la seguridad de que dicha palabra fuera válida (¡!). ¡Increible a mi entender! ¿Qué está pasando?

Hada Saltarina dijo...

Hola, Pasión!

Verás, no sé muy bien cómo enviar nuevos temas, así que me he metido en este texto tuyo y pulsando respuesta, me pongo a escribir. Hoy me gustaría hacerlo sobre lo que falta al sentido de la vida en Occidente.

Me gustaría mencionar un extracto de un libro de Osho. Ante la pregunta de alguien sobre qué se ha pasado por alto en Occidente para que la respuesta al sentido de la vida sea el existencialismo sin esperanza de Sartre o de Camus, Osho responde entre otras muchas cosas, lo siguiente:

“La concepción del mundo, la concepción espiritual es lo que falta en Occidente. Si no fuera así, habrían nacido muchos budas. Las condiciones están maduras: la gente siente desesperación y falta de sentido; está en el aire. La sociedad ha alcanzado la abundancia y se da cuenta de que le falta algo. Hay dinero, hay poder, pero el ser humano se siente del todo impotente en su interior. La situación está madura pero falta la concepción del mundo adecuada”.

Bueno, pues una cosa más para la reflexión, y sobre todo para la vivencia.

Un saludo

Hada Saltarina dijo...

Hola, Pasión,

Me gustaría comentar algo sobre un libro que ha tenido una fuerte repercusión en mí. Creo que voy por la tercera vez que lo leo, y siempre aparecen cosas nuevas. El libro en cuestión es “Conversaciones con Dios”, una experiencia de Neale Donald Walsch. Fue un libro que me sacudió desde la primera vez que lo viera. Para quienes no conozcan este libro diré que lo que Walsch relata es cómo de su desesperación ante el “aparente” silencio de Dios, un día escucha en su interior una voz que le empieza a dar respuestas diciendo que es Dios. Es decir, es un libro que transmite la vivencia de la oración, el contacto con Dios; lo que todos buscamos en nuestras oraciones, meditaciones o como queramos llamarlo, y que normalmente cuesta tanto admitir la obtención de respuestas de un modo o de otro.

La parte que en este momento estoy leyendo hace referencia a los Diez Mandamientos. Walsch desea saber si cumplir con los deberes que mencionan los Diez Mandamientos es el camino para llegar a Él. La respuesta es conmovedora. Lo que Dios dice es que prefiere llamarlos los "Diez Compromisos”, y añade que no le gusta la palabra deber porque implica una obligación, sino que menciona que uno sabe que se acerca a Dios cuando considera esos Diez mal llamados Mandamientos como una consecuencia de este acercamiento.

Es decir, en principio no se trataría de tener que amar a Dios sobre todas las cosas como un deber a cumplir, sino que sabemos que estamos junto a Dios cuando sentimos de forma natural que le amamos, sin que nadie nos obligue a ello. No tomamos su nombre en vano, porque sentimos que no existe la necesidad de hacerlo. Empezamos reservando un día a Dios, y terminamos por darnos cuenta de que todos los días son de Él. Honramos a nuestros padres porque así nos lo pide nuestro corazón, y terminamos dándonos cuenta de que toda vida es nuestro padre y nuestra madre, y honramos la vida como una consecuencia de nuestra existencia. Y así podríamos seguir con los diez mandamientos...

Si te interesa el tema, puedo enviarte este texto en concreto. Muchas gracias por dejarme compartir aquello que me hace feliz.

Un saludo afectuoso

 
Free counter and web stats