lunes, 27 de agosto de 2007

Una primera intuición del malestar - Libro 4ta entrega


Alrededor de los 39 años concurrí a una consulta de ayuda para hacerle la siguiente pregunta: Ya conseguí el trabajo, compré la casa, el auto, tuve los hijos, ahora qué? Para ser franca no recuerdo exactamente qué me dijo pero de ningún modo resultó una insinuación de que conociera la respuesta de modo que no regresé.

Para entonces yo tenía tres niños, muchas obligaciones y escaso tiempo así que dejé de hacerme preguntas y me conformé con una verdad circunstancial: será que se pierden las emociones. Será que se te va el fervor por los sueños. Quizá , llegados a esta edad, debamos empezar a hacer un cambio de estructuras y acomodarnos a una nueva realidad.

Opté por los libros que resultan ser mi analista disponible full time. Pero tampoco tuve suerte por allí en esos tiempos. No acerté a dar con nada que tuviera respuestas y en virtud de que el malestar era incipiente lo dejé pasar.

Será que a veces la vida nos obliga a cumplir con los compromisos mundanos para no omitirlos extraviados en la búsqueda? Esta pregunta carece de importancia en una actividad de rescate pero sin quererlo encontré que varios buscadores anteriores respondieron que sí.

Me hice muchas preguntas en este viaje y algunas quedarán pendiente para más adelante. Siento que he llegado a responder las principales y puedo compartir con otros una salida que me resultó funcional.

Quizá una colaboración externa entre tanta confusión aún cuando no sea exacta al talle de todos pueda dar alguna pista útil.

Me gustaría mencionar aquí unos libros que leí recientemente cuando ya estoy finalizando este libro y completando algunos hitos, como este, que me parecen incompletos. Vaya pues como mención varios Libros de Anselm Grün: La crisis de los 40-50, La espiritualidad desde abajo, la Armonía Interior. Autobiografía de un Yogui de Paramahansa Yogananda y Muchas vidas, muchos maestros, de Brian Weiss.

Estos libros no son para formularte una idea de nada. En mi caso sirvieron para romper los paradigmas y eso rompió el cerco de las limitaciones. Si no eres feliz no hay que acostumbrarse. Hay que buscar.

2 comentarios:

Lidia M. Domes dijo...

Creo que es interesante cuando un libro logra hacer que ampliemos nuestra mirada. No siempre el libro puede ya que no siempre estamos dispuestos al cambio. Cuando estamos listos a un cambio trascendente, aparece el libro que nos ayuda a verlo más claramente, o nos da una mano en el cambio de perspectiva!!!!

Muy interesante tu Blog. Lidia

Pasión dijo...

Lidia:
Mil gracias por tu comentario y que encuentres muchos libros que ayuden a tu cambio de perspectiva.
Lo que sabemos es nada y empezar a mirar distinto nos asoma a un mundo de infinitas posibilidades.
Un abrazo!
Nora

 
Free counter and web stats