jueves, 19 de junio de 2008

Iluminación


Un mendigo estuvo junto a una carretera durante mas de treinta años, un dia un desconcocido pasó por alli.-

¿ Una limosna? - murmuró el mendigo, alargando su mano-

No tengo nada que darte - dijo el desconocido, y a continuación preguntó:

- ¿ Sobre que estas sentado?

- Nada - respondió el mendigo- Solo una vieja caja.

He estado sentado en ella desde no se cuando

- ¿ Has mirado dentro alguna vez? preguntó el desconocido

-No - dijo el mendigo- ¿ para que? No hay nada dentro

- Echa una mirada- insistió el desconocido.

El mendigo consiguió abrir la tapa. Con infinita sorpresa, incredulidad y dicha vió que la caja estaba llena de oro.

Yo soy, ese extraño que no tiene nada que darte y te pide que mires dentro. No dentro de ninguna caja, como en la parábola , sino en otro lugar aun mas cercano dentro de ti mismo.

"Pero yo no soy un mendigo" te escucho decir.
Quienes no han encontrado su verdadera riqueza , que es la radiante alegria del Ser y la Profunda paz que la acompaña, son ...mendigos, aunque posean grandes riquezas materiales, pues buscan fuera de si mismos, placer, satisfaccion , estima , seguridad o amor , cuando dentro tienen un tesoro que incluye todas esas cosas y es mucho mas grande que todo lo externo te pueda ofrecer.

La incapacidad de sentir esa conexion crea la ilusion del miedo, la separacion, la inseguridad, la ansiedad y los conflictos que deseamos evitar buscando fuera lo que esta adentro Desde la paz interior, avanzamos mas tranquilos por la vida, y entonces cual reflejo el mundo nos devuelve lo que deseamos.Es un proceso, es una tarea, es el lugar para comenzar.

Que tengas un bonito día!

Pasión
Gracias Marilyn por este hermoso cuento!!

8 comentarios:

Hada Saltarina dijo...

Hermoso de verdad, y muy genuino

Compartimos? dijo...

Bonita canción y letra del c. du soleil. Mágico sentir alegria, gozar alegría, compartir alegría.
La fabula que nos propones es una antitesis del hombre sin camisa. Este último era feliz pues nada necesitaba y conscientemente apuesta por su vida interior.
Al mendigo de la historia, que no era un desposeido voluntario se le dió lo que solicitaba.
Cada persona obtenemos lo que merecemos y fomantamos.
Hasta pronto buena amiga.

M. Jose dijo...

Hola Pasión, vengo a dejarte un abrazo muy fuerte y mis mejores deseos para estos días...
Me gusta este cuento, ya lo conocia desde hace algún tiempo. No está mal volverlo a recordar...
Gracias
M.José

DE LA MANO DE TERESA DE JESUS dijo...

Me gusto mucho el cuento, y aunque no nos creamos mendigos, deberiamos seguido revisar nuestra caja porque siempre se puede encontrar algo nuevo.

Un abrazo

Pasión dijo...

Queridos amigos, gracis por sus amorosos comentarios!!
Un abrazo!!
Pasión

Compartimos? dijo...

En ni blog he dejado una cosa para ti
Hasta pronto

Lidia M. Domes dijo...

Así es, cuantas veces andamos perdidos o dormidos...

Cariños,

Lidia

Hada Saltarina dijo...

Querida Pasión,
Me gustaría que te pasaras por mi blog cuando tengas tiempo y recojas un hermoso premio para ti.
Un abrazo

 
Free counter and web stats